Búsqueda de Visión
Argentina
Ceremonia de Búsqueda de Visión
El diseño de la búsqueda de visión del Fuego Sagrado de Itzachilatlan, es un diseño milenario,
en la vida de una manera de rezar que ha sido la herencia más sagrada legada por nuestros antepasados.

"Es importante que en algún tiempo, uno implore una visión.
Que vaya a la cúspide del Universo, a una montaña donde encuentre el nido
del cóndor y del águila. A una montaña donde uno encuentre la presencia
de nuestros antepasados en el encuentro consigo mismo.
La Búsqueda de Visión es un momento de la vida donde uno
se encuentra naciendo en el vientre de la Madre Tierra, de alguna manera
en el ombligo de la Madre Tierra. Nosotros tratamos de hacer este espacio para llevar a
nuestra gente para que conozca, para que se encuentre a sí misma ante la Naturaleza,
ante la presencia de lo sagrado. En la Búsqueda de Visión uno va al Templo
de nuestros antepasados tal y como ellos lo tenían.
Por eso tenemos el propósito de traer a la gente, para que conozca.
Nosotros creemos que el Gran Espíritu está en todas partes, en todos los lugares;
pero nuestra preferencia, nuestro gusto propio, es encontrarlo en la Montaña, en la Naturaleza.
Sí, nosotros somos los que enviamos una voz, los que rezamos a las cuatro direcciones,
al Cielo y a la Tierra, los que ponemos los rezos de todos los días del año,
somos aquellos que desenredamos nuestra vida. Somos los que estamos poniendo un orden,
una perspectiva, de tal manera que ponemos un sueño, una visión, que ponemos
una imploración de visión en cada atado de tabaco, esperando que dentro del Misterio
se encuentre un rezo en este día, en este tiempo que estamos viviendo.

Esto es lo que estamos aquí recuperando,
volver a construir en armonía con la naturaleza,
a construir de acuerdo con la naturaleza del lugar,
con la naturaleza del propio ser natural que hay dentro de nosotros.
Recordar cómo hicieron nuestros antepasados en Machu Picchu, o en lugares antiguos
donde está claramente mostrado que ellos fueron y se unieron al espíritu
de la montaña, se unieron al espíritu del lugar y de esta manera crearon una relación
en la que no alteraron la Naturaleza. Por eso se diseñó el atado de los tabacos
en el que está incluido el propósito de la persona,
la sinceridad, la humildad, la integridad, la disponibilidad y la voluntad.
De esta manera fue transmitido.
Yo lo he recibido con un diseño ascendente de cuatro años y
en forma de compromiso: cuatro días el primer año, siete días el segundo,
nueve días el tercero y trece días el cuarto.
Para la Búsqueda de Visión , se realizan trescientos sesenta y cinco rezos
que son los que pedimos para que estén representados todos los días del año.
Algunos lo hacen diferente; nosotros hemos tomado este diseño basado en
nuestra propia inspiración de ver la vida, de comprometernos con la vida,
de tener un pensamiento para cada día del año.
El ser que va a la Búsqueda de Visión es un ser que ama, y que está ahí para acrecentar
sus maneras de amar, y poder transmitir el cariño, el amor que le han entregado
el Padre Sol y la Madre, Tierra, el Aire y el Agua.
En el día y en la noche está en total alerta, tratando de ampliar su percepción y
de recibir la instrucción tan concientemente como pueda.
Un buscador de visión es aquel que abre un espacio dentro de sí mismo, dejando ir aquellas cosas
que ya conoce bien y que no valen la pena, y poniendo cosas mejores que sí valen la pena.

La Búsqueda de Visión es adentrarse en el misterio y permitir que el misterio se adentre en uno.
Este es el propósito con el que nosotros hemos decidido entregar la custodia de
un instrumento sagrado, la Pipa, a quienes se comprometen con la Tradición, pues
sabemos que son personas que han probado y se han probado a sí mismas su verdadera intención. Encontramos, de esta manera, un árbol en la montaña.
El será uno de los primeros maestros del buscador de visión, le dará sombra, le dará ánimo.
Tiene, también, otros espíritus viviendo sobre sus ramas. El conocimiento de nuestros antepasados
dice que quien conoce el espíritu del árbol, conoce en verdad el espíritu de la vida.
Este sería el proceso y el medio para entender que todos,
todos tenemos un solo padre y una sola madre.
Así volveremos a reunirnos en el hogar, que es el seno de nuestra Madre Tierra,
y a sentir nuevamente el latido de la relación real con la Naturaleza."

AURELIO DIAZ TEKPANKALLI
Jefe de Jefes y Fundador del Fuego Sagrado de Itzachilatlan

El Buscador, al igual que hicieron los ancestros, se dedica a ayunar,
a mantenerse en un mismo lugar en atención en el día y la noche,
reviviendo en conexión con el cosmos, los acontecimientos de la vida,
y así fortalecer el espíritu.

El primer año subimos a la montaña a rezar por 4 días con sus noches
y nos enfocamos desde la puerta del  ESTE , el color rojo, desde donde saludamos al
Padre Sol, desde donde nos llega el nuevo día, en este año nuestro rezo tiene el propósito
de rezar por la  HUMILDAD.

El segundo año subimos por 7 días
y esta es la puerta del SUR , el color amarillo, desde donde rezamos por la bendición de las
medicinas de la Madre Tierra, aquí nuestro rezo tiene el propósito
de la VOLUNTAD.

El tercer año subimos por 9 días,
esta es la puerta del OESTE, el color negro, el misterio, el poder,
aquí nos enfocamos para ver lo que aun no podemos comprender, en este año
el propósito será por la SINCERIDAD.

El cuarto año, subimos por 13 días con sus noches,
esta es la puerta del NORTE , el color blanco, la luz, la claridad,
donde enfocamos el propósito por la INTEGRIDAD, aquí integramos nuestros rezos y enseñanzas
para la continuidad de nuestros propósitos en nuestro camino.

En este diseño el compromiso es individual, con el apoyo del círculo de familia.
Empezar este compromiso y cumplirlo nos posibilita recibir instrucción
desde todo lo que encontramos en la montaña, con el frío, el calor, el viento, el silencio,
en la templanza de cada individuo en su quietud escuchando la voz del misterio
en cada ser que habita en ella, y así recibir la medicina del poder de los espíritus
que pondrán en orden nuestros pasos.